¿Cómo comer rico y sano después de una operación? Académicos desarrollan libro de recetas deliciosas y de bajo costo

0 0
Read Time:4 Minute, 57 Second

Médicos, cirujanos, nutriólogos, nutricionistas y chefs de la Universidad Finis Terrae trabajaron en conjunto para crear platos aptos para cualquier paciente operado que reciba indicaciones de un régimen liviano. 

La nutrición del paciente operado es uno de los pilares fundamentales que influye directamente en el éxito de su recuperación.

“Al conversar con colegas cirujanos todos coincidimos en que la nutrición de la mayoría de los pacientes en el periodo postoperatorio, realizado en el hogar, es deficiente. Esto se debe a que muchas veces, por miedo o desconocimiento del paciente, se reduce la ingesta de comida o el menú que ingiere no es balanceado”, explica la Dra. Mónica Martínez, cirujana coloproctóloga y académica de la Facultad de Medicina de la Universidad Finis Terrae. 

Incluso varios de sus pacientes, operados de colon y/o recto, le han comentado que durante las dos semanas al alta sólo comen arroz o alguna pasta blanca acompañado de alguna proteína o sopa con vegetales cocidos y un postre, una manzana o pera cocida. “Esto muestra lo poco variada y equilibrada que es su alimentación y evidencia tanto el déficit calórico como de proteínas, vitaminas y minerales”, detalla la Dra. Martínez. 

A eso se suma, añade, que las pautas alimentarias entregadas, tanto en hospitales como en clínicas, en ocasiones no especifican cantidades, calidad y formas de preparación de los alimentos”.

Por eso un grupo multidisciplinario, con amplia experiencia en el sistema público y privado de salud, decidió elaborar el libro “Régimen liviano para el paciente operado – Recetas fáciles y sabrosas para hacer en casa”, que entrega herramientas nutricionales útiles y confiables para los pacientes operados que reciba de indicaciones de un régimen liviano.

Los autores son todos académicos de la Universidad Finis Terrae: Dra. Mónica Martínez, Dr. Roberto Salas y Dr. Felipe Quintana, académicos de la Facultad de Medicina; Priscila Verdugo y Luis Pinto, nutricionistas; Christián Andrade, nutriólogo, y Carolina Cumsille, Tomás Cumsille, Julie Manquel, Franziska Rösner e Ignacio Morales, chefs de la Escuela de Dirección y Gestión de Artes Culinarias.

“Creamos un menú para cualquier paciente operado, cuya indicación haya sido un régimen liviano por parte de su médico tratante, que ayude a superar el miedo, la incertidumbre y el desconocimiento de lo que se puede comer cuando uno ha sido operado y que, a su vez, sirva de alternativa saludable, entretenida, médicamente correcta y de costos razonables para preparar platos en su casa luego del alta médica”, sostuvo la Dra Martínez.

El libro de Editorial Universidad Finis Terrae estará disponible a partir del 21 de octubre en diferentes librerías del país y tendrá un precio de $15.000 para público general. Las personas afiliadas a FONASA podrán adquirirlo a $5.000 en las oficinas de la editorial, ubicada en Casa Pocuro, en Av. Pedro de Valdivia 1509, Providencia.

 

Las recetas

El libro ofrece cuatro alternativas de desayuno, diez de almuerzos, diez de cenas y diez de postres. Cada una cuenta con los cálculos nutricionales necesarios para que sean comidas balanceadas y contribuyan a la recuperación del paciente operado, pero manteniendo el sabor de los alimentos. 

“Diseñamos este libro en base a recetas entretenidas, con la intención de que a los pacientes les den ganas de comerlas, sobre todo en momentos en que uno se siente mal, decaído o con dolores. Queremos que encuentren en la comida alegría, lo cual les ayuda a una buena recuperación: La comida, además de alimentarnos, genera emociones en cada bocado”, destaca Tomás Cumsille, chef ejecutivo de Le Cordon Bleu Internacional y académico de la Escuela Dirección y Gestión de Artes Culinarias de la U. Finis Terrae.

El chef Cumsille subraya que las recetas están explicadas de forma fácil, con un lenguaje apto para todo público. “Todas son muy saludables y hechas en base a productos naturales que se pueden encontrar en cualquier mercado, feria o almacén”, agrega.

 

Nutrición postoperatoria

La nutrición del paciente es sumamente relevante antes (preoperatorio), durante el tiempo de hospitalización (intrahospitalario) y después de la intervención quirúrgica (postoperatorio), tanto en el establecimiento de salud como en su hogar.

¿Por qué es tan importante una buena nutrición en toda esta etapa denominada  perioperatoria? La Dra. Martínez explica que en pacientes quirúrgicos la desnutrición se asocia con estadías hospitalarias prolongadas, mayor cantidad de complicaciones postoperatorias, recuperación tardía de la función intestinal, tasas de reingreso más altas y una mayor incidencia de muerte postoperatoria.

“La evidencia actual menciona que los pacientes desnutridos tienen una mayor susceptibilidad a enfermedades infecciosas, en comparación con la población general”, detalla. Por ejemplo, existe un riesgo 3.5 veces mayor de eventos graves relacionados con COVID. Esto es aún más evidente en los pacientes con cáncer, en donde las alteraciones del estado nutricional son frecuentes y a menudo afectan significativamente su calidad de vida, aumentan las complicaciones quirúrgicas e impactan negativamente en el pronóstico de su enfermedad.

“El equilibrio de aminoácidos en el organismo dependerá de la cantidad de proteínas ingeridas en un individuo sano. En individuos con cáncer o que serán intervenidos quirúrgicamente es primordial mantener dicho equilibrio de manera que recibir una adecuada nutrición en todo el periodo perioperatorio se vuelve de vital importancia, y es producto de todo lo antes expuesto, que surgió la idea de este libro”, enfatiza.

También es importante considerar que la respuesta al estrés quirúrgico induce a un estado hipercatabólico. “Este es un trastorno en el metabolismo de las proteínas, de los hidratos de carbono y de los lípidos que resulta en un deterioro progresivo de las funciones orgánicas y sistémicas, con manifestaciones clínicas que conllevan la pérdida de la masa muscular y, por ende, la disminución del peso. Es en este contexto que los pacientes sometidos a una cirugía programada (electiva), pese a tener una recuperación sin complicaciones, de igual forma pierden en promedio 2 kilos de masa magra (masa no grasa del cuerpo, por ejemplo, el músculo), demostrando que cualquier intervención produce una pérdida de músculos y otras sustancias en los pacientes operados”, sentencia.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Prensa Portal Metropolitano

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Con un 76% de la obra avanzada: Autoridades comunales visitan el nuevo hospital en Melipilla que dará cobertura de salud a toda la provincia

Vie Oct 21 , 2022
El proyecto que involucra una inversión de $93 mil millones beneficiará a más de 133 mil personas de las comunas de Melipilla, Alhué, María Pinto, Curacaví y San Pedro.   Hasta el sector de El Bajo llegó la primera semana de octubre la alcaldesa de Melipilla, Lorena Olavarría Baeza, junto con […]

Puede que te guste